Venados cae en su visita a Tamaulipas

.

Venados ‘jugó dos partidos’ de 45 minutos. En el primero se mostró nervioso, timorato y con poca idea ofensiva. Su rival le pasó encima y anotó. El ‘segundo partido’ fue otra historia. Llegó, propuso, tocó, debutó a dos juveniles de su tercera división y por momentos hasta bailó al rival, pero no le alcanzó.
Los astados cayeron 0-2 ante la Jaiba Brava del Tampico Madero en la fecha 1 del torneo Clasura 2019 del Ascenso MX. Las anotaciones fueron del ‘Chuletita’ Orozco al minuto 21 y al 90+4.
Venados saltó a la cancha como saltan los equipos obligados: con la responsabilidad de sumar sus primeros tres puntos y mandar a los crustáceos al fondo de porcentual.
Los de casa, conscientes de la situación apostaron por complicar la vida al planteamiento de Sergio Orduña y de paso regalarle una alegría a la gente que se dio cita al estadio Tamaulipas.
El encuentro empezó ríspido y con dos minutos marcados en el cronómetro, el árbitro central Aldo Cano amonestó al amarillo Jonathan ‘Cuba’ Sánchez por una entrada en medio campo. Un minuto después, Diego Esqueda perdió la cabeza y le pegó un pisotón a Luis Sánchez.
Roja directa. La primera del partido y del torneo. La Jaiba se quedó con 10 elementos en el nacimiento del partido y obligó al entrenador Miguel Fuentes a reorganizar a su equipo. Pese a lo aparatoso de la jugada, el ciervo Sánchez se recuperó y continuó en el partido.
La expulsión no mermó los ánimos de los de casa y por el contrario, se lanzaron al frente mientras que los yucatecos les cedieron la iniciativa para lanzarse al contragolpe.
Fue al minuto 20 que Tampico Madero abrió el marcador por conducto de Javier ‘Chuletita’ Orozco. Diego Jiménez recuperó un balón en medio campo, arrastró hasta los linderos del área y metió un centro medido que aprovechó el ariete jaibo entre dos defensas. La estirada de Navarrete fue en vano y los tamaulipecos inauguraron la pizarra.
Los ciervos no encontraban la fórmula para acercarse con peligro a la meta de Jorge Alvarado. Tenían control de la zona media, pero el peligro lo imprimía Tamaulipas por conducto de Arturo Ledesma, José Méndez y el ‘Chuletita’.
Al minuto 40 y salvo algunas aproximaciones de la Jaiba y otras menos de Venados, el mayor volumen de juego se desarrollaba en el medio campo y pasaba por los pies de Víctor Lojero y Paúl Uscanga. Sin embargo, los volantes, Faría por izquierda y Zúñiga por derecha, no conseguían la profundidad que necesitaba el equipo.
Las acciones terminaron con 46 minutos en el cronómetro. Los equipos fueron a su respectivo vestidor a esperar el regaño o el aplauso según la circunstancia.
Para la segunda parte Sergio Orduña mandó a un canterano a la cancha: David Rosado tomó el lugar de Juan José Miguel. Conscientes de la regla de los minutos de menor, el mediocampista que apenas el torneo pasado jugó para la Tercera División Profesional de los ciervos ahora tenía la oportunidad de llenarle el ojo al técnico.
Los tamaulipecos salieron con los mismos 10 hombres que acabaron el primer tiempo.
El ajuste y el regaño de Orduña le plantaron mejor cara al equipo para el complemento. Los yucatecos se veían más seguros y las bandas, responsabilidad de Faría y Zúñiga, comenzaron a rendir frutos. Así, en al menos tres ocasiones el argentino Franco Faría sacó potentes disparos que si bien controló el arquero fueron llamadas de atención.
Los ciervos querían el triunfo para salir satisfechos de Tamaulipas. El equipo mostraba otra cara, mostraba hambre, determinación y mayor conexión al frente.
La izquierda astada era la más activa y por donde se generaba el mayor peligro.
Fuentes olió el peligro que representaba el visitante y sacó al ex ciervo Víctor Guajardo y metió a Kevin Harbottle para frenar el vendabal amarillo que lo sometía. Orduña respondió un minuto después y metió a otro venadito de la Tercera División: Esteban Torres de 19 años de edad ocupó el lugar del lateral izquiero Gabriel Báez.
Corría el minuto 71.
Venados no dejó de apretar y de buscar. De empujar y someter, pero el tiempo no alcanzó. Yucatán vendió cara la derrota y le queda pensar en los siguientes dos partidos que serán en el Iturralde.

El equipo regresa a Mérida este sábado por la tarde y el lunes comenzará los trabajos de cara a los siguientes dos partidos que tendrá: contra Club Atlético Zacatepec y el actual campeón San Luis correspondientes a las fechas 2 y 3, respectivamente.

Ambos encuentros se disputarán en la cancha del olímpico Carlos Iturralde Rivero. Contra los cañeros el sábado 12 de enero y ante los rojiblancos el viernes 18.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *