¿Qué son cien mil pesitos?

.

Viajaba en la pesera, así llaman al autobús del transporte público en la ciudad de Matamoros, y di gracias a dios por permitir que el Mesías Andrés decidiera solo cobrar 108 mil pesos mensuales. Luego la pesera frenó y casi me rompo la cabeza contra el parabrisas. Entonces me di cuenta que Dios habla de formas misteriosas; creo que me quiso decir: ¡Acaso estás loco Adán o qué te pasa!

Y tenemos que reconocer la voluntad de Andrés de querer aparecer como un presidente austero, que ha llegado al poder para poner en su lugar a los malos. Como aquel Jesús de las historietas, que entró al templo látigo en mano, volteando las mesas de los cambistas. Andrés quiere llegar al Palacio Nacional, con el látigo de su desprecio a los malandrines que han sangrado al pueblo de México.

Es real aquello de volverse Nuevo Rico, con ganar una elección o aparecer de rebote en las listas plurinominales. Personajes que sin poner en riesgo la fortuna de su familia, o su habilidad de los negocios, sólo cuidan sus labios para ser besa-pies de aquel que pueda “meterme en esa pluri, por favorcito, compa, he servido bien al partido”.

Reducir los salarios a la mitad, claro que es un golpe mediático. Los Mesías-amorosos brincan de felicidad, dan besos la foto de Andrés, que llevan en la cartera, como si de una medallita milagrosa se tratara. Porque Andrés sale a decir. “No soy como otros, y claro que no; sólo voy a cobrar 108 mil pesitos mensuales, que no son nada comparados con lo que otros cobraban”. Y los aplausos y los desmayos de emoción no terminan.

Me repito: Ningún servidor público debe ganar más de 60 mil pesos mensuales. Ya muchos, al leerme, dijeron que era mucho. Y claro que lo es. Ganar dos mil pesos mensuales te hace ya estar en un nivel, llamémosle, arribita de la clase media. Te alcanza para cubrir todas tus necesidades y la de tu familia.

10 mil pesos al mes, más/menos 4 mil pesos, es lo que cobra el 70% de los mexicanos en cualquier parte de la república. Estamos hablando de un rango de 4 a 14 mil pesos al mes. Ya cobrar menos de 4 mil pesos al mes, es entrar a la pobreza.

Hablamos del 70 % de los habitantes de México cobrando el 10% de lo que ha indicado Andrés que será su salario. ¿Sigues festejando? Los otros cobraban más de 200 mil al mes, hay quienes cobran 500 mil pesos al mes. Es verdad. Son unos ladrones.

Repito: Nadie en el servicio público debe ganar más de 60 mil pesos al mes. Nadie. Así que tanto roba el que gana 500 mil, el que cobra 200 mil, como el que quiere cobrar 108 mil pesos al mes. Todos ladrones.

No, querido lector. Lo de Andrés no es un milagro, no es “buenaondez”, es solo atole con el dedo al infantilismo electoral del pueblo de México.

Si quiere hacer las cosas bien, y reales, entonces: que se baje el sueldo, y a toda la camarilla de políticos a 60 mil pesos al mes. Que aumente el salario mínimo, que el 100% de los mexicanos gane de 10 mil pesos para arriba. Que no se pague por el transporte público, que la electricidad domiciliar sea gratuita o a un costo mínimo. Y entonces aplaudiré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *