TODO FANATISMO ES PELIGROSO.

.

No había cumplido once años de edad y ya había leído la biblia completa. A mis 43 años la he leído varias veces, junto con el Corán, el libro de Mormón, las Bodas alquímicas de Christian Rosacruz, entre otros. En la biblia hay múltiples pasajes que aún me hacen llorar, y otros que me llenan de fascinación por las referencias claras al canon literario: el diluvio y la epopeya de Gilgamesh, el libro de Esther y la historia de Sherezada, el mito del héroe, bien estudiado por Joseph Campbell, en Sansón, Samuel, David, Eliseo, Jonás, Jesús.

Como un estudioso de la literatura, uno no puede dejar de reconocer que las lecturas Bíblicas son metáforas, alusiones literarias: el Paraíso (Jardín del Edén) como nacimiento de la humanidad hacia el monoteísmo que nos ha sido heredado; Yahvé, Jehová o Elí (Soy el que soy), Alá. Hay que leer lo que ocurría antes de la caída, las batallas entre las fuerzas del mal y el bien (Paraíso perdido de John Milton). Leamos sobre los hijos cuando se ha perdido el Paraíso, la vida Caín que huye después de asesinar; Saramago abunda sobre este mito. Set es el padre de la humanidad, sus hijos tomaron mujer de los pueblos vecinos. Genealogía de Set. Estas historias se transmitieron de forma oral; mucho después se fue asentando en papel; este flujo de las historias ocurrió desde los varones hacia los hijos; cosa extraña, dado que entre judíos la religión se hereda en línea materna. Las mujeres no eran consideradas para hacer la genealogía; en la época de Jesús, el Cristo, se sigue hablando de los hijos de Zebedeo.

La biblia está colmada de ejemplos del alto valor que se le otorga a las mujeres, contrastado con lo que actualmente algunos quieren hacernos creer. La historia de Eva, de Saraí, de la madre de Sansón, o de Dalila; de la madre de Samuel, la mujer de Tobías, Raquel, Judith, la gran Esther; de las tantas mujeres que rodearon o se acercaron a Jesús: una Viuda a quien el maestro le resucita un hijo, porque en esa época al morir los hijos varones a la mujer se le podían quitar los bienes materiales. Los ríos de agua viva que ofrece a la Samaritana. La biblia es muy clara respecto a que sobre Eva, y solo sobre ella, se deja el poder de destruir el mal: Tú, mujer, serás la única que pisará la cabeza de la serpiente, mientras ella te morderá el calcañal. Ergo, la mujer es la salvadora. De la mujer nacemos los humanos, y cada nacimiento es una oportunidad para mejorar nuestro destino.

Hay que vivir dentro del rencor y la ignorancia para decir que en la biblia está el error humano, es no saber interpretar aquello de: “La religión es el opio de la humanidad”, lo que nos habla del fanatismo. Hay que ser un resentido social para decir lo contrario, que sólo dentro de la lectura de la literatura sagrada está la salvación; es poner en la metafísica la responsabilidad por nuestros actos.

No es un mesías quien salvará a México de los malos. No existen malos y buenos, existen oportunidades para delinquir, falta de educación, cultura, tolerancia, trabajo; existen muchas armas y poco valor para respetar al otro. Pensar que alguien por sí mismo logrará salvar a México, y lo que es peor, escuchar a alguien decir: No te voy a fallar, confía en mí, acabaré la corrupción, haré crecer el campo, haré que todos los malos se vuelvan buenos, y ver personas aplaudir esos dichos, es ser una cargada de fanáticos, resentidos, cargados de hartazgo, temerosos de futuros, y llenos de un facilismo bárbaro de no poder reconocer los propios errores en las decisiones que han tomado a lo largo de su vida. Parafraseando: “El fanatismo es el opio de la humanidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *