Regalo de cumpleaños para el “Chicharito”

Con gol de Javier Hernández, México vence 1-0 a Chile en la última prueba antes de la Copa América; el Tri rompe marca de imbatibilidad que data de 1971

SAN DIEGO, Estados Unidos. Jun. 02, 2016.- Entrega de principio a fin, 90 minutos de sacrificio, llegada tras llegada sin conseguir un tanto, y frustración al final: un escenario que la Selección Mexicana ha sufrido en varias ocasiones. Así lo vivió el miércoles, el Tri volvió a enfrentar este escenario, aunque lo hizo del otro lado de la moneda.

México volvió a ganar, fue en la despedida futbolera del Estadio Qualcomm de San Diego, lo hizo con gol de Javier Hernández, además de ser el cumpleaños del “Chicharito”, el Tri rompió su propio récord de imbatibilidad que databa de 1971 (722 minutos), Juan Carlos Osorio continúa su perfección al acumular 7 victorias en mismo número de encuentros dirigidos, ¿puede ser mejor?

Todo frente a un conjunto chileno que presenta bajas sensibles para la Copa América Centenario, se alejó de su tradicional “Roja” para vestir de un blanco intrascendente, explotó las bandas con Mena y Fuenzalida sin premio, estuvo a punto de perder por expulsión a Arturo Vidal, que no pudo sacarse la espina de la escandalosa derrota en Viña del Mar ante Jamaica y perdió en el que quizás fue su mejor presentación bajo la todavía muy corta gestión de Juan Antonio Pizzi ¿puede ser peor?

Son realidades muy distintas en ambas selecciones, aunque México no puede confundirse y Chile tiene prohibido deprimirse; marcador de 1-0 para el Tri en el último ensayo de ambas escuadras para la Copa América Centenario.

La escuadra andina comandó el partido cual director en orquesta: sus cimas y sus valles, sus altas y sus bajas, sus oportunidades y las de México dependían enteramente del potencial de los sudamericanos, quienes apenas al primer minuto de partido ya tenían en su haber un disparo de Edson Puch que puso a temblar al portero Alfredo Talavera.

Y Juan Carlos Osorio lo volvió a hacer: el técnico colombiano dispuso una formación inusual y demostró ser experto en romper cualquier quiniela: atinarle a una formación (o alineación) de Osorio se ha vuelto en un deporte más arriesgado que practicar artes marciales mixtas. No fue línea de 3 en esta ocasión, más bien optó por Miguel Layún y Diego Reyes en la contención, dos elementos que no desconocen la posición… pero el rival de de enfrente no era ni el Río Ave ni el Granada, era el Campeón de América.

Recuperación nula, salida casi inexistente, el medio campo mexicano se desmoronó con el paso de los minutos mientras que Chile intentaba explotar los talentos de Alexis Sánchez y Arturo Vidal, ambos originaron jugadas de peligro que pusieron en duda la marca de imbatibilidad, especialmente a los 25′ cuando Edson Puch estrelló un balón en el poste. Las cosas no iban bien en el bando mexicano.

Se dice que el tiempo lo cura todo y, en efecto, el descanso vino a “poner orden” en el esquema tricolor. Juan Carlos Osorio reconfiguró el esqueleto de una escuadra que en todo el primer tiempo solamente había gozado de un par de jugadas por parte de Jesús Manuel Corona de ésas que alegran cualquier ojo, pero que no llenan marcadores. Jesús Molina y Andrés Guardado eran los encomendados de revitalizar a México, Reyes y Layún se retrasaron a la línea en la que más cómodos juegan y el dominio de la “Roja” disminuyó paulatinamente.

La hemorragia de modificaciones, típicas de encuentros de esta naturaleza, impidió un duelo a la usanza del viejo oeste, perfectamente adecuado para este encuentro entre dos equipos de respeto en América chocando en California. Parte de la cascada de cambios fue el ingreso de Javier Hernández a los 77′.

El momento histórico del encuentro llegó a los 81′. Sin emotividad, sin aspavientos, pero con mucho significado, México rompió la marca de mayor cantidad de minutos sin recibir gol, desde aquel que marcara Boby Wood en la Copa Concacaf ante Estados Unidos, el Tri no sabe lo que es recoger la pelota desde el fondo de su propia red.

Y para aderezar la fiesta, 3 minutos después, el “Chicharito” se tendió de cabeza tras un pase magistral de Miguel Layún para poner el balón en la meta: juego, set, partido, marca, triunfo, perfección, la Selección Mexicana tiene un balance positivo para encarar la Copa América, aunque la lección del primer tiempo no debe ser ajena a Juan Carlos Osorio y los suyos. Chile llega fortalecido a pesar de la derrota para revivir ante Argentina la Final de la última edición del certamen más importante de América y el Tri tendrá que olvidarse de sus logros cuando debute ante Uruguay. Por hoy: ¡Chi Chi Chi… hay récord de imabtibilidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *