¡No nos van a parar, vamos y que Mérida sea para todos! Jorge Carlos Ramírez Marín

Versión estenográfica del discurso ofrecido por Jorge Carlos Ramírez Marín luego de su registro como aspirante del PRI a la candidatura de Mérida.

Casa del Pueblo. Mérida, Yucatán a 27 de enero de 2021

 

—Muchas gracias; gracias amigos y amigas: Hoy no voy a hablarles de Mérida. Hoy voy a hablarles de mí, de ustedes y de nosotros. ¿Se pueden ustedes imaginar cuántas veces me preguntaron por qué el senador va a jugar la Presidencia Municipal? Toda clase de comentarios, desde preguntarme el por qué tomaba esa decisión, hasta advertirme seriamente, los riesgos de una decisión como esa.

Y es que queridos amigos y amigas, yo sé que en la política convencional, en lo más tradicional, en la lógica de lo tradicionalmente lógico, lo mejor es guardar las canicas; y por eso tenemos la sociedad hacia donde está yendo, los políticos lo que hemos hecho, es eso: guardar las canicas, reservarnos, calcular.

“Si eres un político que está en un cargo de gobierno no corras riesgos, deja las cosas como están, ¿Para qué vas a componer las cosas? sácale provecho, échale la culpa al otro, ¿por qué vas a corregir lo que no hay? mejor deja que la sociedad llegue a un extremo de desesperación para que cada vez te necesite más, esa es la política tradicional.

Bendito sea Dios a mis amigos y mi familia y a haber nacido donde nací, lo que menos soy y menos quiero ser, es un político tradicional, no lo acepto y nunca lo voy a ser. No se trata de calcular beneficios.

A finales de año un prestigiado medio de comunicación nos advertía; si no pasamos a decir las cosas como son, a tomar acciones; la sociedad cambiará hacia donde no queremos.  Es hora, estimados amigos, de demostrar que nosotros todavía podemos conducir a esta sociedad, mostrarle el futuro, por eso estoy aquí, no para hacer mi cálculo o en qué va a beneficiarme, porque efectivamente lo más lógico era: “Quédate tranquilo, callado y en tres años te van a necesitar”.

Pero me hice la pregunta ¿Y en tres años con quiénes voy a estar? En tres años, los que me necesitan hoy, qué me van a decir, cómo voy a ver a los ojos a los que pude servir hoy, a los que pude ayudar hoy, y preferí guardarme y quedarme sentado porque eso me beneficiaba más.

Ha sido un trabajo largo muy arduo para componer, no solamente un acuerdo político, sino también un principio de campaña que nos ponga en competencia y ese principio está representado aquí, porque haré campaña con dos extraordinarios yucatecos:  En el tercer distrito con Pablo Gamboa Miner y en el cuarto, con Gabriela Cejudo, que va a ser la revelación de esa campaña.

Tienen razón, nos pusimos de acuerdo. Tenemos muy claro lo que queremos; una ciudad a la altura de su futuro, no viendo hacia atrás sino hacia adelante, aceptando retos, tomando decisiones, esa es la ciudad en la que estamos pensado, por eso estoy aquí. Y por eso amigos, también estoy aquí por ustedes, amigos. Y sé que en los últimos días hemos estado hablando de los que estamos y los que no. Yo puedo garantizarles que el ánimo de esta campaña no es destruir ni desquitarnos de nadie, no venimos a cobrar agravios, venimos a construir el futuro, porque queremos a esta ciudad y queremos que sea la ciudad igualitaria que todos merecen. ¡Por eso estamos aquí!

No hay venganzas ni agravios, si alguien los podría reclamar agravios en el PRI; podría sería yo mismo, pero nunca lo he considerado.  La política es para participar, para abrir posibilidades, para cambiar las cosas, no me iba a sentir satisfecho, sentado en mi casa, haciendo simplemente mi trabajo de senador mientras se pierde la oportunidad de proponer a la ciudad como cambiar la vida de muchas personas, de los que no pueden estudiar porque ni siquiera tienen una computadora, de mujeres que no pueden salir a vender y ganarse la vida, si no hay ningún apoyo para ellas. Cómo ver a la cara a los que pierdan la posibilidad de que sus hijos tengan comida segura, si me niego a ser parte de un cambio que podría garantizarles mejores ingresos, de ninguna manera.

Y por eso les digo a todos esos amigos que con justicia o sin ella han decidido dar un paso de costado, que quede claro, que Jorge Carlos Ramírez no sólo no tienen agravios. De Jorge Carlos Ramírez tengan la seguridad de que son siempre nuestros amigos, que los respetamos y muchos son gente a la que queremos, para ellos mi mensaje es uno solo: Vengan, aquí esta su oportunidad de ganar, vengan, aquí vamos a hacer un equipo para ganar, no para participar; haremos el equipo que transforme la ciudad y tienen que ser parte.

No se queden en la búsqueda de reivindicaciones que no van a llegar en este momento. No es la hora de exigir reivindicaciones, es la hora de mirar hacia adelante, de dar un paso al frente, de estar en la batalla, ¿o es que quieren dejar paso a los que ni siquiera son capaces de interpretar el sentimiento de la gente? ¿Qué hoy no son capaces de dar la oportunidad de igualar un poco las cosas? ¿Quieren seguirle dando la oportunidad a los que tienen esta Mérida encerrada en murallas de casas impresionantes, mientras todos los demás, la única esperanza que tienen es acechar a ver si ven esas casas?

La solución no es quitarle nada a nadie, sino crear oportunidades a todos, y su ciudad es la primera responsable de esas oportunidades, como las que nos dio a nosotros.

A esos amigos, les digo otra vez: vengan, aquí está el equipo con el que podemos hacer que las cosas cambien, se trata no de desquitarnos de nadie, se trata de dar un paso al frente, entrar con dignidad, buena fe, con honestidad de principios y conquistar a la ciudadanía, como estoy seguro de que podremos hacerlo

De eso se trata amigos. Por eso les dije que les voy a hablar de mí, les voy a hablar de ustedes y les voy a hablar de nosotros, de qué somos capaces.

Yo sé todo lo que puede hacer Tere Luna, yo sé toda la fuerza que es capáz de despegar mi querido amigo Juan Medrano en Francisco de Montejo, sé cuanta innovación y cuantas ideas nuevas están en la calle y no hemos podido tomarlas.

Estamos convocando con una campaña fresca a todos los que tengan buenas ideas, como ustedes, que son el reflejo de nuestra buena fe, de los que queremos es una ciudad distinta. Por eso estoy aquí, por mí, pos ustedes y por nosotros, amigos. Este es el futuro, por eso no voy a hablar de Mérida.

¿De qué Mérida les hablaría? La que recorría con los pies descalzos hasta que la planta del pie quedaba como una melcocha, esa ciudad de todos, que de Santa Ana al Centro era completamente mía; o les hablo de esa Mérida que me vio regresar de la universidad caminando a cualquier hora de la noche, o la que conocí gracias a mi madre que daba clases acá cerca en el Colegio Mexicano, para regresar con el olor de la galletera Palma hasta nuestra casa que estaba en Santa Ana.

¿De qué Mérida les hablo? Donde cualquier niño recorría las tiendas para comprar paquetitos de figuritas y cada esquina tenía un nombre tradicional; o aquella Mérida que está ahí esperando que llegue otro programa, como cuando hicimos Solidaridad, para que de verdad le construyamos calles, viviendas y oportunidades sin partidismo a todos, sin fijarnos de que color está pintada su fachada o cuál fue la lona que colocó en la última elección, dándole oportunidades a todos.

O les hablo de esa Mérida que recorremos cada vez que hacemos campaña, después apenas logramos mover un poquitito, y las cosas se quedan igual. Les hablaría de todas esas Méridas y todas esas Méridas me pertenecen.

Esta ciudad no es para mí el lugar donde vivo, es mi pasión, es mi vida, sé cómo huele Itzimná, Santa Rosa o el Centro, sé lo que tengo que hacer para cambiar las cosas y para devolverle a Mérida toda su dignidad.

Para devolverle dignidad a esta señorial ciudad, cuya historia tenemos que conocer y apreciar, para no creer que con una obrita estamos escribiendo una nueva historia de Mérida, o porque nos trajimos un grupo de gente con eso estamos reescribiendo la ciudad.

Para no creer que porque tenemos edificios bonitos hemos saldado la deuda que tenemos con las comisarías, que son la reserva de agua, de expansión, pero sobre todo nuestra reserva ambienta. Si queremos realmente que esta siga siendo una ciudad donde se respira aire limpio, tenemos que darle trabajo a la gente de las comisarías, pagarles que nos cuiden, incentivar a que cada vez se deforeste menos.

Prefiero hablarles de la ciudad que les vamos a proponer, Mérida 20-50, estoy seguro de que en 30 años estaré vivo y veré los cambios que empezamos hoy, cuando dijimos: Aquí va a ser la reserva ecológica de Mérida, aquí vamos a construir las obras que nos hacen falta.

Y vamos a defendernos de quien venga a imponernos obras sin el aval y consenso de los meridanos y de los ciudadanos, nadie debe estar en condiciones de arrebatarnos el derecho de decidir sobre nuestra ciudad. Esa es la Mérida que iremos dibujado a lo largo de estos días.

Por lo pronto estimados amigos, no hablaré de Mérida, hablaré de mí:  Aquí estoy, no solamente creo en mi mismo, por encima de todo creo en Yucatán, creo en esta tierra tanto, que para mí no hay egoísmo posible cuando se necesite, hay que estar.

Y los que dicen que es una apuesta del Gordo, que lo sepan,  no es una apuesta, es una decisión tomada, porque cuando te llaman no puedes decir no si estas comprometido y no es el PRI el que me llama, no son mis compañeros de partido, es la ciudad la que me llama a mí y la que les llama a ustedes y les dice que es una ocasión para mejorar las cosas y caminar hacia el futuro, de eso se trata.

Por lo demás, de ninguna manera es una apuesta, es como siempre lo he dicho, la oportunidad de demostrar y espero que sea sobre todo una demostración para mis hijos y amigos. No tengo temor de ninguna clase cuando me pongo en manos de la gente buena, y yo los conozco a ustedes, sé que me van a hacer ganar y sé que voy a ser presidente municipal de Mérida.

Vamos a hacer nuestra esta ciudad, no se trata de recuperar, porque no es de nadie, debe ser de todos, ese es el error de los que hoy gobiernan, creer que es de ellos y pueden hacer con ella, y no hacer con ella, lo que les dé la gana.  No, esta ciudad es de los meridanos, vamos a devolverles Mérida a los meridanos, de eso se trata.

No se trata de recuperaciones, sino dar un paso al frente para que Mérida le pertenezca a los que han decidido vivir aquí y a los que han nacido aquí, a ellos, a los que vinieron por voluntad propia y no podemos seguirlos llamando “esos que vienen de fuera, con costumbre de afuera o fuereños”, no, Mérida es de todos.

No nos detendremos por el cálculo político, ni me van a detener los que calculan o los que miden;  porque esta es una oportunidad soñada, y en los sueños tantas veces he visto esa Mérida donde una niña puede tener una computadora y una madre puede tener un trabajo seguro  y dejar a los hijos seguros, donde un joven puede seguir en la escuela, donde esta persona puede empezar un trabajo por su cuenta, tantas veces he soñado con esa ciudad que no perderé la oportunidad de hacer que ese sueño se cumpla.  ¡No nos van a parar, vamos y que Mérida sea para todos! ¡Vamos, esta es una elección para devolverle a Mérida a sus habitantes!

Que no nos detenga nadie. Ya saben ustedes cual es el lema, que ha inspirado siempre ha este equipo, porque no soy solo yo, este es un equipo que no se detiene midiendo la dificultad, este es un equipo que no se para midiendo qué podría pasar, es un equipo que toma decisiones, que va para adelante y vamos a hacerlo con ustedes. Como dice nuestra canción lema “Vamos, hay mil cosas que pueden salir mal, pero antes muertos que dejar de soñar”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *