Frente Nacional Anti AMLO vs Andrés.

Las Reliquias del Hombre Ave por: Dr Adán Echeverría García

El Frente Nacional Anti Amlo (FRENAAA) convocó en varias ocasiones a movilizaciones pacíficas en automóviles con el fin de cuidar la salud, debido a la pandemia y a las regulaciones sanitarias que se han establecido en México. Pero desde finales de julio anunciaron que instalarían un campamento permanente en el Zócalo de la Ciudad de México. El mismo lugar que fue utilizado una y mil veces por Andrés López durante 18 años de protestar y manifestarse contra los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto (2006-2018).

El día llegó, el 19 de septiembre del año 2020, la comunidad que forma parte de FRENAAA, hombres y mujeres en un número nutrido entre los 30 y los 80 años de edad (es notoria la poca asistencia de jóvenes), deciden reunirse en el Monumento a la Revolución en la Ciudad de México, y caminar pacíficamente hacia el Zócalo de la Ciudad de México. Pero, a kilómetros de llegar a su destino, fueron encapsulados por un nutrido grupo de policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana bajo las órdenes de Claudia Sheinbaum, gobernante de la Ciudad de México, quienes les impidieron el paso. Decenas de policías de esta corporación detuvieron al contingente, detuvieron a señoras y señores de la tercera edad, personajes que se la pasan rezando en cada esquina, o cantante el himno nacional mexicano, personas que no andan haciendo pintas, ni rayando paredes, ni destruyendo el mobiliario del transporte público.

Desde hace varios años (por lo menos 12) la CDMX siempre sufre manifestaciones que se tornan violentas. Reconocidas las que ocurren cada 2 de octubre en conmemoración de la Matanza de Tlatelolco; y apenas este año se televisaron en vivo las marchas de contingentes nutridos de mujeres encapuchadas que hicieron destrozos, pintas, en monumentos, y que incluso llegaron a saquear una tienda de artículos deportivos, y los mismos cuerpos policiacos jamás los detuvieron.

Recientemente contingentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores del Estado (CNTE) acamparon en el Zócalo, antes de las fiestas patrias. Pero sorpresivamente el 19 de septiembre de 2020, decenas de uniformados de la CDMX detienen el avance, amedrentan a un contingente que se dirige al Zócalo para hacer lo mismo, pero sin destrozos, sin pintas, sin dañar los bienes públicos.

Claudia Sheinbaum no ha querido pronunciarse al respecto. Andrés López, quien decidió habitar el Palacio Nacional, a un costado del Zócalo de la CDMX, ha dicho en tono de burla que «habría que pedirles a los líderes de FRENAAA que se queden a dormir en los campamentos que instalaron en Avenida Juárez».

¿Por qué, quienes hicieron un continuo ejercicio de las marchas y manifestaciones callejeras, y los campamentos —recordemos el Plantón en la Avenida Reforma que Andrés López organizara en el 2006, campamento en el que él no se quedaba a pasar las noches—, por qué estos personajes acostumbrados a la manifestación callejera impiden el libre tránsito de un grupo de señores y señoras de entre 40 y 80 años acompañados de niños?

¿Por qué encapsularlos? ¿Por qué enviar a los seudo periodistas de la Mañanera a insultar a sus participantes?

Y lo que es aún más preocupante: ¿por qué la televisión abierta no cubre en vivo estas manifestaciones como sí lo hizo con todas las demás manifestaciones, incluso las que resultaron violentas, como aquel de los contingentes de mujeres de rostros cubiertos por pasamontañas?

Podré no estar de acuerdo con las ideologías, los dichos, las expresiones y la forma de pensar de los integrantes de FRENAAA o con su vocero Gilberto Lozano, pero defenderé hasta la muerte su derecho a disentir, decir, expresarse, pensar. Porque en eso se basa la Libertad de Expresión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *