El ajolote no era arisco.

.

Cuando los bárbaros

tomaron el poder…

Dicen No al Aborto y con los años esos hijos e hijas no deseados que acaban naciendo, crecen para volverse diputados de Michoacán y aprobar una Ley que obliga a las mujeres a pagar 1500 pesos para que investiguen el ataque sufrido por su violador o violadores y para que puedan darle asesoría sicológica: “El Congreso de Michoacán rechazó contar con presupuesto para activar la alerta de género y aprueba cobrar certificados de lesiones a mujeres violentadas”. Sin esos 1500 pesos en su “Certificado de Posible Violada”, entonces no la atienden. Las estadísticas son contundentes, una de cada tres mujeres sufre de violaciones sexuales, y a pesar de tener ese tipo de condiciones, el Congreso Michoacano, formado por hombres y mujeres, maltrata de esta forma a las mujeres de Michoacán, las mujeres de México, las mujeres del planeta Tierra. Una pena el asunto. ¿Acaso las mujeres congresistas, las diputadas, las servidoras públicas, no pueden tener cierto idea de comprensión respecto a las tantas mujeres víctimas de violación sexual que ocurren en el estado de Michoacán? ¿Qué clase de precedente se está dejando con esta idea que violenta el derecho de la mujer a recibir justicia rápida y expedita? ¿Acaso queremos volverlas monstruos vengativos que un día citen al hombre que las fastidia a un hotel, para decirles que por favor, vamos a hacerlo por vez última, será la despedida, y el tipo acabe con el miembro cortado? Creamos el monstruo y luego le tenemos miedo, dice por ahí un verso del siglo XVII, ¿lo recuerdan?

Lo cierto es que la calma sólo podrá ser entregada desde el equilibrio. Pero en una tierra que ha sido creada mediante el matrimonio de chicas de nueve años con hombre mayores de treinta que habían logrado fortuna en la ganadería, en el comercio, en la explotación de la tierra vía los viñedos, la mujer se ha mantenido callada por generaciones. ¿Qué cosa puede reclamarle al esposo una criatura de 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 años. Y en ello siguen manteniendo la crianza social. ¿Con quién se han de desquitar esas pequeñas madres menores de edad? Se desquitarían con sus hijas, con los hijos no porque estos significan brazos para hacer crecer los cultivos, para ir de cacería, para espantar a los buitres de esta Baja California. Mujeres contra mujeres y en eso se cifra la educación. Y de esa educación se han formado los políticos, los partidos políticos, los representantes políticos de la ciudadanía de Ensenada. Decía que la calma sólo podrá ser entregada desde el equilibrio. Que trabaje quien tenga que trabajar, que haya trabajo para ellos, que haya respeto, paz, para todos. Que haya salud, que haya educación, que haya libertad, que se respete el derecho al ocio. Hombre y Mujer, Mujer y Hombre, que nos dejen de importar la genitalidad, el derecho sexual, la diversidad plena debe ser nuestra posibilidad. Mienten quienes insisten en el ideal de la familia como única opción. El núcleo de toda sociedad es el individuo. Habrá que respetarse.

Han hecho mal en querer cobrar a las mujeres para atenderlas legalmente cuando son sometidas por la fuerza. Espero, verdaderamente, que recapaciten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *