Discurso: Rehabilitación de la planta de tratamiento de aguas residuales de Kanasín

.

Kanasín, Yucatán, 5 de noviembre de 2016.- Muy buenos días. Quiero, en primer lugar, saludar al presidente municipal, a don Carlos Moreno Magaña, muchas gracias, presidente, siempre trabajando en plena coordinación; aquí, regidoras, regidores del honorable Ayuntamiento, del cabildo, muchas gracias.

Estamos trabajando juntos, coordinadamente con las autoridades federales; yo le agradezco mucho a don Roberto Pinzón Álvarez, delegado de la Conagua, porque esta obra sólo se puede hacer con la suma de esfuerzos, con el gran apoyo –y es importante señalarlo–, con el gran apoyo del Presidente de la República, don Enrique Peña Nieto.

Porque nos permite tener la suma de recursos, la suma de esfuerzos para poder hacer estas obras, como hacemos obras también con la Semarnat, aquí se encuentra el doctor Carlos Berlín, a quien de igual manera le apreciamos mucho todo su apoyo.

Por supuesto, saludar al diputado Antonio Homá Serrano, Tony, muchísimas gracias, que además de felicitarlo, porque sabemos que como legislador, en estos tiempos, está realizando una labor de información en los diferentes sectores de la población que, en su momento, le depositaron la confianza de votar y hoy regresa a informar, y eso es importante para el fortalecimiento de la actividad legislativa.

Saludar a Carlos Sobrino Argáez, muchas gracias, Carlos, el director de la Japay; a todas las compañeras y a todos los compañeros de la Japay, de igual manera, aprovecho para darles un saludo muy cordial, porque la labor que realizan, ahora sí que los 365 días del año, las 24 horas en todo el estado, es una función esencial para algo tan indispensable para el ser humano, para la vida del ser humano, como lo es el agua potable.

Saludar a Fernando Romero Ávila, director del Inderm; al ingeniero Daniel Quintal Ic, secretario de Obras Públicas, muchas gracias, ingeniero, y de manera muy particular, a doña Rosaura Dzib, yo la quiero saludar y reconocer, en ella y en todos ustedes, en todos los habitantes de Villas de Oriente, por ese gran entusiasmo que hoy se percibe con esta obra.

Pero también esa gestión, esa lucha, ese caminar, ese tocar puertas, esa participación ciudadana que, a fin de cuentas, nos motiva a nosotros, las autoridades, a cumplir con nuestras responsabilidades; es por eso que hoy estamos aquí, poniendo a disposición de la comunidad, inaugurando esta planta de tratamiento de aguas residuales; como bien lo dijo Carlos Sobrino, ésta es la planta más importante, más moderna de todo nuestro estado y es así porque así se requería aquí.

Miren ustedes, yo lo he dicho en diferentes ocasiones, toda acción o toda obra que realice una autoridad, debe de estar dirigida, o bien a aprovechar una oportunidad que tenga ese sector de la sociedad –un municipio, una comunidad, un estado o un segmento poblacional– para crecer, para avanzar, para desarrollarse en lo económico y en lo social, o bien, esa acción o esa obra debe estar dirigida a resolver un problema que tenga una comunidad, y ese es el caso de esta planta, para decirlo muy concreto.

Cuando surgió este fraccionamiento, hace alrededor de 10, 12 años, 15 años, por allá, ¿verdad? ¿Quién se acuerda de cuándo surgió? ¿Cuándo empezó? ¿En qué año? La planta 2007, el fraccionamiento creo que fue 2004, 2005, por allá, estamos hablando de 10 años, 11 años, 12 años. ¿Quién se acuerda con cuántas casas empezó el fraccionamiento? 750, 750.

Y hay que decirlo así, se hizo una planta que es la que vemos aquí, más pequeñita, que bueno, atendía de alguna manera las necesidades en esa etapa, pero ahora, ¿cuántas casas tiene el fraccionamiento? 10 mil, imagínense ustedes, como 10 mil casas; lógicamente, el sistema de tratamiento de aguas residuales no se daba abasto, no había la capacidad.

Y yo les voy a decir algo, como lo he platicado en diferentes ocasiones y en diferentes momentos, sobre todo a mis amigas y a mis amigos, que siempre me gusta hablarles con claridad: como autoridad, no me pongo a ver responsabilidad de quién es, o quién lo debió hacer o cómo se debió hacer; hay un problema, hay que resolverlo y eso fue lo que hicimos aquí con el Ayuntamiento; por supuesto, con la Conagua, con las autoridades federales, Ayuntamiento, Gobierno del Estado y Gobierno federal, hay un problema, hay que resolverlo.

Y decirlo o comentarlo es fácil, pero padecerlo es lo difícil, y aquí es lo que nos decía doña Rosaura y yo recuerdo muy bien, que en diferentes ocasiones que estuvimos acá en Kanasín, se acercaban los vecinos y me lo decían, porque un problema, pues como todo problema, empieza de una forma a manifestarse pero, si no se atiende, va creciendo hasta que llega el momento en que hace crisis, ¿verdad?

¿Y cuál fue el momento en que ya hacía crisis? En la que allá donde te metes a bañar, donde está la regadera, en la sifa, en lugar de que se vaya el agua, ¿qué pasaba? Rebosaba el agua sucia, con suciedad; hizo crisis cuando ese rebose empezó a pasar hasta en los lavabos, ¿verdad? En el del baño o hasta en el de la cocina, rebosaba, y peor cuando los pozos que están en la calle, que deben estar para absorber, rebosaban.

Ese es un problema, pero el problema peor es la afectación a la salud de las personas por esos problemas; yo supe y sé de casos, de niños y de personas que padecieron problemas de la piel, hongos, problemas precisamente derivados de eso, de tener que estar en determinado momento con la piel, los pies, expuestos a la suciedad, sobre todo los niños, y ese era un problema que había que resolver, para eso estamos acá hoy.

Hoy estamos acá para poner a disposición de la comunidad esta planta, que va resolver de manera directa estos problemas porque se multiplica la capacidad, porque va a permitir un tratamiento y un procesamiento de esas aguas residuales, y también quiero decirles que la planta anterior, la pequeña –platicábamos acá con el que era director de la Japay, con don Roberto–, también tenemos que ver la manera de cómo actualizarla y que también pueda funcionar, porque de alguna manera eso multiplica o suma, digámoslo así, la capacidad. 

El tema es que los ciudadanos no vuelvan a tener ese problema, que los ciudadanos puedan vivir en sus casas y en su colonia, en condiciones de bienestar, de salud, de dignidad y no tengan que padecer ese problema. Dos puntos más quiero compartir con ustedes. Les he hablado del tema concreto y específico, que de manera natural es el que le interesa a la familia: “Yo quiero en mi casa vivir en condiciones de bienestar y no tener ese tipo de problemas”, es lo lógico.

Pero también hay un tema que nos interesa a todos, sin excepción, no únicamente a quienes viven aquí en Villas de Oriente, y con eso me refiero a la protección al medio ambiente. ¿Qué pasaba con toda esa agua que no se trataba adecuadamente? Bueno, una parte rebosaba, como decimos y se los explicaba hace un momento, pero la mayor parte se iba a nuestro subsuelo, afectando el manto freático, afectando el agua que luego, a fin de cuentas, es nuestro recurso natural más preciado y que a fin de cuentas luego lo consumimos y se convierte en una afectación para el medio ambiente. 

Ahora, con esta planta se va a tratar el agua, y el agua que se va a tratar, en lo inmediato va a servir para regar, por ejemplo; en vez de que para el riego de los parques de los jardines o el riego en general que se requiera, en vez de estar sacando agua de nuestro subsuelo, de nuestros pozos. El agua, un día, si no la cuidamos, se puede gastar; en vez de estarla sacando, vamos a utilizar la misma agua que va a tratarse.

Se le va a dar, como se dice, un tratamiento, y primeramente va a ser utilizada para regar y así vamos a cuidar el agua, porque son miles de litros, ustedes ven una pipa y una pipa lleva 10 mil litros o 15 mil litros o 20 mil litros, imagínense cuando se tiene que llenar para salir a regar, bueno, aquí se va a recuperar el agua, se le va a dar un tratamiento y va a servir para regar otra vez, y más adelante, me han explicado, en un segundo tiempo, esa agua que va a tratarse, inclusive, va a alcanzar un nivel de pureza que va a poder volver a inyectarse al subsuelo, al manto freático, ya en condiciones de limpieza.

Eso es lo que va a hacer esta planta, entonces esta planta trae un beneficio directo a todas las familias que ya no van a padecer esos problemas de rebosamiento, del fraccionamiento, y también un beneficio a todos los yucatecos, a todos los mexicanos y también a todos los seres humanos, porque vamos a estar protegiendo el medio ambiente. 

A mí me emociona mucho porque aquí, doña Rosaura, me dio una carta de su hijo Roberto, con un dibujo que me hizo, y aunque es para mí, yo la comparto con todos ustedes y él me dice, “gracias por eliminar las aguas negras y cuidar las alcantarillas para cuidar el buen ambiente, para no causar desastres naturales o desastres físicos como incendios y explosiones, y de las alcantarillas, por las aguas negras. Gracias por eliminar las aguas negras por el bien de la humanidad”, ese es el pensamiento y el sentimiento de nuestra niñez. 

Y a mí me da mucho gusto ver cómo nuestros niños y cómo nuestros jóvenes, lo digo con toda claridad, cada vez tienen más claro, lo platicábamos con Tony el otro día, nuestra niñez y nuestra juventud cada día tiene más claro el tema de proteger el medio ambiente para cuidarnos todos; y si así lo piensan los niños y los jóvenes pues quienes ya no somos tan jóvenes también tenemos que pensarlo. Miren, y además le puso unos dibujitos muy bonitos de cómo estaba la planta antes y cómo está ahorita, bonita, hasta con sus flores y su pintura, y todo. Vamos a darle un aplauso aquí a Roberto, mucha gracias por esta reflexión.

Y yo quiero concluir diciéndoles, ya les plantee para qué se hizo esta planta, para resolver el problema de las familias y para proteger el medio ambiente, y ya les expliqué cómo se va a hacer. Pero acá hay un punto muy importante que hemos hablado con el presidente municipal y estamos haciendo el compromiso, de nuestra parte como Gobierno del Estado, bueno de manera particular aquí, Carlos Sobrino, es quien hará el compromiso y con el Ayuntamiento, de trabajar juntos.

Es una responsabilidad directa del Ayuntamiento, pero solidariamente la Japay, porque todo eso que les dije sólo se hace posible con un debido manejo y mantenimiento de esta planta. Si a esta planta no le damos el debido manejo y mantenimiento en un tiempo va a pasar lo mismo que como estaba antes, y lo digo con toda claridad, porque este tipo de infraestructura requiere un mantenimiento diario de desazolve y limpieza.

Por eso, alcalde Carlos, vamos a trabajar juntos porque una inversión de esta magnitud, porque una obra de esta magnitud, verdad, lo que merece y lo que necesita es un trabajo coordinado para que verdaderamente, siempre, siempre, le genere bienestar a nuestras familias y nunca más vuelvan a tener una afectación como la tenían antes y sobre todo nuestro medio ambiente siempre se cuide y se preserve.

Muchas felicidades, porque sé que es algo que lo lucharon y muchas gracias a nuestro Presidente, Enrique Peña Nieto, que nos mandó los recursos para hacer esta obra. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *