DE LOS TALLERES LITERARIOS Y SUS NECESIDADES

Dr. Adán Waldemar Echeverría-García

¿Qué se hace en un taller literario? Muchas cosas, pero sobre todo Leer. Es importante que nos demos cuenta de ello. A un taller literario no se asiste para restregar a los asistentes nuestra grandeza, ni nuestra capacidad intelectual. Se asiste con la intención de compartir: textos, lecturas, opiniones, nuestra propia creación, y buscar corregir los errores que nuestra lectura ya no nos permite detectar.

Fue en el año 2003 cuando comencé a impartir talleres literarios a jóvenes de preparatoria en Mérida. 14 años después continúo con esta labora, que siempre me deja la satisfacción de conocer a escritores y sus trabajos, parte de su vida. Para brindar mi opinión sobre los textos, pero sobre todo para compartirles algunos trabajos literarios de autores de la literatura universal.

Mi taller es de Creación pero sobre todo de Apreciación Literaria. Tiene la necesidad de dar a conocer la literatura universal, la literatura escrita en español, de España, América, México, y cada una de sus regiones. En el taller hablamos de las becas literarias, de los premios de literatura, de las noticias actuales internacionales, nacionales y locales, de las redes sociales y sus alcances y censuras. Hemos hablado de la libertad de expresión y hemos hablado con libertad de expresión y sin censurarnos a nosotros mismos. Pero sobre todo, durante las sesiones revisamos el trabajo de los escritores de la literatura universal.

Desde mayo de 2016 comencé a impartir talleres en Ensenada, en ese tiempo hemos revisado a los siguientes autores: Augusto Monterroso, Dino Buzzati, Heberto Padilla, hemos leído Las mil y una noches, poemas de Oliverio Girondo; cuentos de Juan José Arreola, poemas de Ana Rossetti, Andrea Cote y José Lezama Lima, trabajos de Clarice Lispector, a Nabokov con el inicio de Lolita. Hemos revisado a Dante y el inicio de La vida nueva. Revisamos Gilgamesh y W.H. Auden y las similitudes de unos fragmentos. A los poetas Luis Alberto de Cuenca y Miguel D’ors. De Scott Fiztgerald revisamos el inicio de El extraño caso de Benjamin Button, de Julio Ramón Ribeyro el cuento La molicie. Leímos el cuento Papusa de Juan Emar y el poema de Enrique Lihn, La pieza oscura. Leímos poemas de Ángel González y de Ánton Chejov algunos cuentos, al igual que de Onetti. Igual revisamos Rubén, de Luis Brito García. De Antonio Ortuño analizamos El grimorio de los vencidos, de Jorge Ibarbuengoitia La mujer que no. Y de V.S.Naipaul su texto El nacimiento de un escritor.

Hemos revisado la obra de Gabriel Zaid, los cuatro poemas más importantes de México: Primero Sueño de Sor Juana Inés de la Cruz, así como Muerte sin fin de Gorostiza, La Suave Patria de Ramón López Velarde, y Piedra de Sol de Octavio Paz. Hemos revisado El Diosero de Francisco Rojas González. También a los poetas César Moro, Gamoneda, Dámaso Alonso, Jon Jurasti, Porfirio Barba Jacob, Nicanor Parra, Manuel Acuña, Manuel Gutiérrez Nájera, Salvador Díaz Mirón, Jaime Sabines. Los cuentistas Kafka, Pedro Cabiya, Alejo Carpentier, Agustín Monsreal, Carmen Báez, entre otros.

De la misma forma en el taller hemos contado con la participación de Paty Rubio, Viridiana Medina T., Anel Mora, Leonel Vaca, Jesús Fuentes, Sofía Garduño, Rocío Prieto, César Morales, Thanya Medina, Sinahí Escobar, Mario Morales, Luis Damián Garibay Fuentes, Pablo Alberto Ordóñez, María Luisa Coronado, Mario de la Cruz, entre otros. Porque para un taller literario solo se necesita una mesa, unas sillas, y que los asistentes lleven los trabajos que escriben. Y nos damos cuenta de que no es gran cosa lo que se necesita para tener un taller literario. Tengamos más talleres literarios por toda la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *